sábado, 23 de octubre de 2010

Conserva casera de aceitunas

Hoy vamos a preparar una conserva de aceitunas. En casa de mis abuelos, de mis padres y también en la mía siempre hemos comido aceitunas preparadas por nosotros.


Para prepararlas lo primero que necesitamos son, lógicamente, las aceitunas. Octubre y Noviembre son buenos meses para ir a recolectar aceitunas si conocéis algún amigo que tenga olivos, pero también las podéis comprar en el mercadillo de vuestro pueblo o en algunas verdulerias del mercado. El precio dependerá de la zona, pero una bolsa de 3 kg puede costar unos 7 €.

Personalmente recomiendo, si es posible, recogerlas uno mismo ya que permite elegirlas con la madurez justa, integrar todo este proceso desde el principio y es ademas divertido.










Las aceitunas, tal y como vienen del olivo no se pueden comer pues son muy amargas. Para hacerlas comestibles deberemos prepararlas. Aquí hay muchas formas, desde dejarlas al "sol y serena", hasta "matarlas con sosa". En casa, el método mas usado es aliñarlas con agua, y es el que os describo.

Ingredientes:

5 kg de aceitunas naturales
3 hojas de laurel
2 ramitas de olivo (con sus hojas)
2 ramitas de algarrobo (mejor si es del tipo "borde" o improductivo)
1 rama grande de tomillo
2 ramas grandes de ajedrea (en casa la llamamos "saborija")
agua
sal

Preparación previa:

Para quitar el sabor amargo de las aceitunas tenemos que prepararlas antes de aliñarlas. Debemos empezar rompiendo las aceituna, para ello podemos o bien hacerles un corte con un cuchillo o golpearlas con una piedra. En mi caso si las aceitunas son grandes y redondas lo que hacemos es un corte en medio de la aceituna, este corte debe llegar hasta el hueso , pero sin que se desprenda ningún trozo.

Para aceitunas con menos cuerpo y una carne mas dura, las golpeamos con una piedra plana para que la aceituna se rompa, en lugar de una piedra también se puede emplear un trozo de madera, pero teniendo en cuenta que esta debe ser natural. Una madera artificial podría transmitir algún sabor a la aceituna. Si optáis por el método de golpearlas, buscad un lugar despejado y protegido pues la aceituna salpica, ensuciando lo que tengamos cerca. Aunque este método parezca peor, es el que usamos en casa habitualmente debido al tipo de aceitunas de nuestra zona, mas pequeñas y alargadas.
Tanto si usamos un método u otro, una vez la aceituna cortada o rota, la debemos poner en agua de forma inmediata para evitar que se oxide con el aire y se vuelva fea. Este agua no contiene nada, solo agua y aceitunas. El objetivo es que se produzca una salida del amargor de la aceituna hacia el agua, y así hacerlas mas comestibles.

Con estas aceitunas lo que haremos durante los próximos 9 días es cambiarles el agua de forma diaria. Mi abuela siempre decía que era una "novena", y así no se olvidaba del número de días. Pasados esos 9 días cambiando de forma rutinaria el agua, procederemos a aliñarlas.


Aliñarlas:

En el recipiente definitivo, donde guardaremos las aceitunas para su conserva, preparamos una salmuera ligera. Para preparar la salmuera llenamos el recipiente con agua (las aceitunas las tendremos guardadas aparte) y añadimos sal y la disolvemos hasta que poniendo un huevo en esta agua, el huevo flote de forma indefinida. Flotar de forma indefinida quiere decir que el huevo estará moviéndose entre el fondo y la superficie del agua, flotando pero muy poco.

A esa salmuera iremos añadiendo de forma progresiva las aceitunas y las diferentes hierbas, procurando que todo quede bien distribuido. Las aceitunas deben quedar bien cubiertas de agua, por ello es mejor preparar agua en exceso y quitarla, que no añadir mas agua, pues ajustar el punto de sal será mas difícil.



Esperar:

Esta es quizás la parte mas difícil de todo el proceso, por lo impacientes que somos, pero también la mas satisfactoria. En mi caso, empiezo a probar una aceituna tras una semana en aliño, y esto lo voy haciendo diariamente hasta que el sabor me gusta. A partir de ese punto ya las comemos de forma regular. Este tiempo de espera no es importante, es solo el necesario para que las aceitunas tengan sabor y sean agradables. No tengamos prisa, pues se van a conservar en esa salmuera durante varios meses, si es que no nos las hemos comido antes.



Apuntes:

- Los 5 kg de aceitunas que indicaba en los ingredientes, pueden durar unos 3-4 meses, pero eso depende de las que comamos. Para una cantidad mayor o menor ajustar en proporción.
- El algarrobo puede ser difícil de encontrar si no estamos en una zona de campo. No es imprescindible, pero evita que se forme mucha capa de moho sobre el agua de las aceitunas.
- Si se llega a producir la capa de moho no debemos quitarla. Es una capa de bacterias que protege la conserva. Lo siento, pero son cosas de la naturaleza.
- Con el tomillo, mejor menos que mas, sin embargo con la ajedrea (saborija) sed generosos.
- Para servirlas, sacarlas directamente de la salmuera y poned en un plato. No las paséis por agua pues perderían ese punto de sal.

Nuestro aperitivo hoy junto a unas patatas fritas con aceite de oliva y una copa de vino rosado, un Gran Feudo de Chivite.


Que las disfrutéis.

10 comentarios :

  1. Estas aceitunas son un vicio. Hoy me pondré una tapa para tomar con la cervecita.

    Gracias por mantener la tradición con estas recetas caseras.

    ResponderEliminar
  2. A ver si la próxima cosecha puedo hacerte llegar unas cuantas almorzadas de aceitunas, a ver qué tal salen.

    ResponderEliminar
  3. @wizel Y con una copa de vino! ;)

    @pedriyu Gracias a ti por leerme :)

    @KEKOBOLA Me las puedo quedar luego o ¿tengo que devolvértelas ya listas para comer? :-D Gracias :)

    ResponderEliminar
  4. Me parece genial el post y la elaboración. Estas son cosas que no se deberían perder nunca. Pero esto yo si que no me atrevo a hacerlo, demasiado para mi.

    Por cierto el solomillo con trinxat de col estaba riquísimo :)

    ResponderEliminar
  5. Me alegra, que sigan haciéndose recetas cómo esta, además de un alimento tan nuestro y con tantas propiedades

    ResponderEliminar
  6. Uno de los primeros recuerdos de mi infancia es sentarme con mi abuela en su patio a romper aceitunas. Me encantan de cualquier forma, especialmente cuando no están demasiado aliñadas y todavía conservan un poco de "sabor a aceite".

    ResponderEliminar
  7. Malapata Si, y es una lastima que estas tradiciones se pierdan, es parte de nuestra cultura gastronómica.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  8. ¿Donde se puede encontrar más información sobre la capa de bacterias que protege las olivas?

    ResponderEliminar
  9. Anónimo, la verdad es que no lo sé, publique tu comentario por si alguien lo lee y puede informarte.

    Saludos

    ResponderEliminar